ÁTICO EN CASTELLÓN

Sin miedo al color

Este proyecto lo hemos realizado para un cliente joven al que no le asusta el color, quería una casa muy alegre.

Se ha partido de una base blanca a la que se le ha ido añadiendo el color, mobiliario blanco frente a una pared con papel pintado de muchos colores de diseño personalizado, pasillo de la vivienda en color mostaza, combinado con el mueble separador del hall y comedor, también diseñado y realizado para el espacio y una habitación principal en la que como cabezal de la cama se ha utilizado un vinilo decorativo de una pin up marinera.

Ha sido un proyecto muy especial, ya que se le han diseñado muchas cosas a medida y hacen que sea único.

Tea for Two
Comunión. Enramà y Mesa Dulce